Menu

Una abuela zombi

13 Marzo, 2012 - Curiosidades

¿Qué pasó con la abuela-zombi de China? Es uno de los casos más insólitos que cualquiera haya podido conocer. Una anciana de 95 años asustó a toda su familia con su muerte falsa. Tras seis días de duelo, la abuela se levantó de su ataúd impulasada por el hambre y se puso a cocinar tranquilamente.

¿Abuela Zombi? 'Resucita' de la muerte, aterroriza a su familia y se pone a cocinar porque tenía hambre

Si lo sé. Entiendo todos los reparos, incluido aquello de que ‘lo más raro e insólito siempre pasa en China…’. Todas las dudas parecen lógicas en el caso de Li Xiufeng, una anciana de 95 años que aterrorizó a sus familiares y amigos tras morirse. ¿Por qué? Porque salió de su ataúd, impulasada por el hambre, seis días después de que todos la creyeran muerta, según publicó eldiario británico Mirror. Casi nada.

En la ciudad de Beiliu, en norteña provincia de Guangxi, una mujer de 60 años llamada Chen Qingwang, descubrió una mañana que su abuela no se levantaba de la cama para desayunar y fue hasta su habitación para despertarla. La anciana no respondía de ningún modo y, aunque su cuerpo no estaba frío, parecía haber perdido aliento vital. La familia inició los preparativos para el funeral de Li Xiufeng. Según la tradición, el ataúd para la mujer debe permanecer en la casa varios días antes del entierro, para que los familiares y amigos presenten sus últimos respetos. Así, no fue sino hasta dos días después de la muerte que Qingwang depositó dentro del féretro el cuerpo de la anciana.

“DORMÍ MUCHO TIEMPO”

Seis días después, un día antes de que Xiufeng fuese enterrada, su nieta se asomó al ataúd sólo para encontrarlo vacío. El supuesto cadáver se había esfumado.

Aterrorizada, la mujer buscó ayuda entre los vecinos, emprendiendo una búsqueda inmediata por los alrededores. Así, encontraron a la nonagenaria mujer en su cocina, sentada en un banco, preparando la comida del día. “Dormí por mucho tiempo. Después de despertar,sentí mucho hambre y viene a cocinar algo para comer. Empujé mucho la tapa antes de poder salir”, dijo Xiufeng.

Los médicos que la examinaron tras el sorprendente incidente indicaron que la anciana había sufrido unamuerte artificial, durante la cual se pierde la respiración, pero la temperatura corporal se mantiene.

La tradición china le salvó la vida, al no haber sido enterrada inmediatamente. Aunque también la dejó sin nada, ya que, apenas una persona muere, la costumbre del país obliga a quemar sus pertenencias.

Vía que.es