Menu

Descubren una enfermedad que vuelve a los niños africanos en “zombis”

28 marzo, 2012 - Noticias

Al este de África, doce de cada 26 menores sufren el mal del cabeceo, una enfermedad que atrofia la motricidad y modifica la personalidad de la víctima.
Conocida por la gente local como dolencia del cabeceo, altera drásticamente la personalidad de los niños, apartándolos y confundiéndolos.

Entre los primeros síntomas es que los niños lucen como si estuvieran durmiéndose. Sus ojos se cierran y sus cabezas se caen, a pesar de que puedan no estar cansados, señala el diario británicoDailyMail, en su versión online.

Los síntomas empeoran progresivamente y la piel de los niños se vuelve escamosa. Las consecuencias puede llegar a la muerte al perder la conciencia y tener accidentes, como caerse en el fuego o ahogarse.

Otro síntoma es que pierden las habilidades cognitivas, además de experimentar atrofias. Sufren reacciones parecidas a la epilepsia y tienen dificultades para comer, mientras que otros mueren de infecciones por estar débiles o malnutridos.

El pánico es tal, que muchos de estos menores son abandonados por sus familias, inposibilitados para prestarles los cuidados necesarios.

Tan sólo en el norte de Uganda se han registrado tres mil casos de la enfermedad, aunque en Sudán y Tanzania se reportaron desde años atrás.

La enfermedad se remonta a 1960 en Sudán y de ahí se expandió a Libia y Tanzania, acorde con una investigación de DailyMail. Sin embargo, las infecciones en Uganda son un nuevo brote, por lo que esto puede ser alarmante, ya que puede haberse vuelto aún más contagioso.

El centro para el control de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha seguido la expansión del virus. El doctor Joaquin Saweka dijo a CNN que la situación en Uganda era “horrorosa”, señalando que era desesperante estar alrededor de 26 niños de los que 12 presentaban esos síntomas.

La OMS aún no ha descubierto cuál es la causa de esta enfermedad, aunque considera como pista el hecho de que las regiones donde ha surgido son lugares en los que habitan moscas negras que traen el gusano Onchocerca Volculus, siendo este responsable de otra enfermedad peligrosa que causa ceguera.